COPLAS EN MAR DEL PLATA

COPLAS EN MAR DEL PLATA

publicado en: Blog, Uncategorized | 1

El 29 de noviembre a las 18, en Yrigoyen 1549 presentaré «Coplas de orillas», con la presencia del escritor Ricardo Rabitti, autor del prólogo.

Publico a continuación la única copla que escrlbí en esa querida ciudad, un domingo a la mañana, en el bar Di Mero de Güemes y Gascón (quién sabe como llegué allí un domingo a la mañana, non ricordo niente).

Estaba desayunando, recordando un sueño con brujas y caballos, mirando los enormes plátanos de la vereda, despertándome lentamente entre el brumoso ruido del bar y el olor del café, cuando sucedió este poema, con viajes a orillas y navegaciones, imaginaciones y delirios que espero tengan vetas de luz y emoción y lo que sea que vibre en los versos.

A ver qué les parece esta copla somnolienta, de la que me quedó el original escrito en las últimas páginas de la agenda, esa páginas inútiles que un día nos salvan. ¡Abrazo!

 

 

XIII

(En un bar recuerda un sueño. Observa las hojas secas en la  vereda)

Dos voces corren al galope las brujas se llevan el caballo muerto

a la sombra de los magníficos plátanos miro si hay acaso alguna flor

que quiera perfumar en mí son tantos los pétalos que se oscurecen mis ojos

y suena Sting y el sabor del café las begonias entre la fronda los cercos de

la casa de enfrente ramajes unos junto a otros el olor del humo que sale

de la taza el sueño reciente aunque ya no tengo miedo está allí dentro

el jardín que siempre sorprende florece en los inviernos incluso aunque

no llueva aunque caigan heladas mortíferas un día llegó y llegó para

quedarse a vivir principito frágil amor fuerte música ligera aérea

depende de la sicología de cada cual dice mujer número uno y se la

agarra con la hija dice la mujer número dos y suena galopa un lento arrastrado

blues para mí dura la alegría es un torrente suave de café en mi laringe

flotante aroma en mi nariz tocando las sinuosas neuronas el dulce corazón

la flor parece deshojarse despetalarse abrirse qué decir en realidad se multiplica

sale a recorrer las venas con su polen secreto no veo su color a veces sí

puede ser amarillo y se torna rojo como la sangre y a veces la sangre se

amarilla se hace soles diminutos por qué no empiezo a decir que ella

tenía sus ojos en un lugar intenso de poeta vibrante roca rescatada de

recónditos rincones de las montañas y reía como siempre incierta y

feliz y corríamos juntos por las paredes hasta reunirnos con amigos y

yo flotaba y floto todavía llevado por mis pétalos unidos convocados

por otra voz que empieza a subir escala sobre escala para

destronar esos ríos poco reconocibles aquí qué música el día como una

serie de acordes que no vibran sino en unos interminables grises

tristes parches de tambores veo en el fondo una campanilla de carne

y el sonido que brota como un vómito del fondo de ese abismo qué

quieren decir tantas palabras personas que se miran alternan balbuceos ruidos

que van y vienen y ahora la otra suena es una canción country siempre

en inglés el bar es uno de tantos sus grandes ventanales dan a las islas

a la costa lenta larga costa que empieza a renacer llega ella con sus

dedos de rosa y va tocando todo el agua el aire la cercana arena

los árboles se suben a los barcos imaginarios y van agua adentro cubren el

horizonte frutos esas pelotas erizadas de sus propias agujas todo quiere

defenderse agredir subo con ellos como marinero o polizonte quiero ver

qué hay detrás de esa línea difusa rosada de mejillas que ahora va

aclarándose paulatinamente mente mente se disipa y abre todo es

el día dicen nacemos todos de un golpe de luz se desvanecieron los

jinetes negros qué sueño perturbador mientras caen las hojas de

los árboles las brujas no existen pero ahí estaban recortadas en la luz

redonda de la luna una de ellas llevaba un caballo muerto qué

loco al despertarme no tenía miedo sino más bien tuve algo que

brotó de pronto en la paz de la pesadilla un pétalo rojo que se unió

a los otros que se iban juntando Om Shanti en el centro del pecho adentro

se formaba eso que yo llamo arbitrariamente una flor no es de sangre

no puede ser vegetal ni animal ni de materiales industriales es

artesanía del cosmos unas manos invisibles tal vez las mismas que hacen

caer las ocres orejas de los plátanos y también de algunos paraísos

amarillas ovales caen en los dientes del agua se hacen arena las olas empiezan

a lamerlas las convierten en duros caracoles llenos de líneas y

colores nuevos es fuerte cómo sucede ver de qué manera ocurren

estas cosas el tiempo del cielo cayó sobre estas ruinas marchitas eso dicen

y se hizo piedra colores nuevos de sal dura hermoso de ver esta mañana

yo le decía a ella cosas en un río y ella a mí pero no era este horrible

del bar este que es como cualquiera éramos creo quiero creer un par de

seres concertados en la corriente de la vida es donde ahora entiendo

vi eran sus ojos alrededor sus suaves pelos flotaban un poco también

caían su nariz más bien redondeada y sus pómulos como manzanitas y

sus labios de aurora de rosa simulados por una pincelada de fuego

dos peces que nadaban en la superficie del agua al ritmo del silencio

y las palabras iban rápido junto a los barcos frondosos buscando sí

con un toque de ansiedad aquellos puertos yo había bajado de los barcos

y nadaba como suelo hacerlo en el mar cerca de la orilla

ahora me había aventurado como Icaro aunque soy de la edad

de Dédalo me volví así de impetuoso y de ingenuo irracional

fui nadando al lado de los bosques a vela ya con pocas hojas

casi todas habían caído en la vereda era notable observarlas

mezcladas con las amarillas lanceoladas cóncavas de los paraísos las hadas

crueles se habían ido lejos Lejísimo ya estamos hablando casi sin

querer del fondo del abismo de la borra allí al final de la taza

ahora la música es una vaga eléctrica punzante canción rapera en

inglés siempre todas las canciones en inglés este bar es como todos pero

da a una playa alfombrada y a una hilera de enormes plátanos

vivos robustos atlas de un solo pie y dos manos musculosas que

sostienen un castillo de ramas en cada una torre mariposas que

van cayendo por turnos organizadamente hasta que viene el oleaje

y Tritón llega a dar la orden todos a navegar es hora de dejar

la plácida tierra la inmovilidad otros cielos otras tierras otros océanos

nos esperan hay mucho más allá otros otoños primaveras hay que

abrir el oído para que por allí corran otros ríos ya sabéis yo me

reúno finalmente con todos los racimos de mi corazón y los dejo

caer entre baldosas a mis pies ya mi jardín ha desnudado otra

flor ahora encararé mi horizonte basta de nadar no tengo

traje de neoprene el otoño es crudo destemplado no puede

ser muy largo el viaje a secarse todo afuera cubrirse

lágrimas secas y a sacudirse luego empezar la caminata un pie des

pués del otro y así empieza la larga marcha de hoy en mi bolsillo

izquierdo guardo un último susurro suyo en el derecho que está

agujereado dejo guardo pierdo los ruidos del bar sílabas su

perpuestas las canciones sibilantes baby baby baby todo babea

siempre in inglish envenenándonos un poco no exageremos es nuestra

leche materna casi hay que dejar caer las canciones como rocío

en las veredas del olvido y salir a respirar otro aire allá

lejos en el ancho dorso estruendoso los plátanos se hicieron naves

sobre el mar color de vino buscan el sol de oro está escondido en

una tierra bárbara extraña al menos ya no hay brujas ni caballos

muertos me encanta haberme deshojado despetalado la flor primera

de este día corro hacia la calle sereno busco un hueco comienzo

hay ahora un sol alto las voces quedan muy atrás las orillas

me reciben hundo mis pies es tremendo cómo te limpia el oleaje del mar.

Una respuesta

  1. Obrigado por compartilhar.

Dejar una opinión