Otro poema

publicado en: Blog | 0

15

Vivo como en los viejos inviernos

reina la acacia de fibras torcidas

y aunque es el otoño ya se huele

un silencio largo que solo rompe el mar.

 

Iguales son las ramas y los huesos

nubes de humo sobre lentos hogares

médanos sembrados de pastos solitarios

y grandes casas yacen solitarias.

 

Vuelvo a ser el niño que flota

recostado bajo un frondoso pino

y mira entre las ramas las estrellas

el que vuela descalzo hacia la orilla.

 

…de «Rosas del desierto». Anticipo de la publicación que será para fines de noviembre, si las musas lo quieren…

Dejar una opinión