El escudo de Aquiles, ayer y hoy

El escudo de Aquiles, ayer y hoy

publicado en: Uncategorized | 0

En la charla sobre La poesía y las artes plásticas (19 de febrero) leímos fragmentos de la Ilíada donde se describe el escudo de Aquiles (Canto XVIII). Es la primera manifestación de la descripción de una imagen pictórica en el curso de un poema o relato. Citamos durante la charla ejemplos de Virgilio (La Eneida); La tumba del relámpago (Manuel Scorza) y Jopé Saramago (El evangelio según Jesucristo). En el siglo XX el poeta inglés Auden publicó un poema, en el que reescribe El escudo de Aquiles en clave actual, no ya describiendo la magnificencia de lo épico, el orden del mundo y del cosmos que narra Homero (siglo VIII AC), sino los horrores de las guerras mundiales de la que es testigo.

EL ESCUDO DE AQUILES

Tetis miró sobre el hombro de Hefesto, buscando viñedos y olivares,
ciudades de mármol bien gobernadas y bajeles sobre indómitos mares;
pero en el reluciente metal las manos del divino orfebre habían dispuesto
un desierto  bajo un  cielo de plomo. 

Una planicie desnuda, desolada y parduzca, sin una hoja de hierba
o muestras de un vecindario, nada para comer o un sitio donde sentarse;
sin embargo, congregada en la soledad, una multitud
ininteligible, un millón de ojos, un millón de alineadas botas,
 esperaba una señal. 

En el aire, una voz sin rostro, con un tono tan seco y plano
como el paisaje, demostraba, mediante estadísticas, que la
causa era justa. Nadie fue aclamado y nada se discutió,
marcharon en una nube de polvo, columna tras columna,
manteniendo unas creencias cuya lógica los conduciría
a nuevos sufrimientos.

Tetis miró, buscando vaquillas rituales enguirnaldadas con
flores blancas, libaciones y sacrificios; pero allí, en el metal
reluciente, donde ha debido haber un altar, vio, a la luz
intermitente de la fragua, una escena muy distinta: 

El alambre de púas cercaba un espacio arbitrario donde
aburridos oficiales  descansaban y los centinelas sudaban: una muchedumbre
de gente decente y ordinaria, observaba desde afuera
y no se movía ni hablaba, mientras tres pálidas figuras
eran amarrados y conducidas a tres postes clavados en el suelo.

La fuerza y majestad de este mundo. Todo lo que pesa,
y siempre pesa lo mismo, estaba en manos ajenas: ellos eran
muy pequeños y no esperaban ayuda, y la ayuda no llegó;
sus enemigos hicieron lo que querían, su vergüenza fue lo
peor que podían desear; perdieron el orgullo y murieron
como hombres antes de que murieran sus cuerpos. 

Tetis miró, en busca de atletas practicando juegos, hombres y mujeres
danzando, moviendo sus dulces extremidades con rapidez
al son de la música, pero allí, en el reluciente escudo, no estaba
dispuesta una pista de baile sino un campo cubierto
por malas hierbas.

Un harapiento granuja, solo y sin proyectos, vagaba por
aquella soledad. Un pájaro se puso a salvo de su pedrada:
que las jóvenes fueran violadas, que dos muchachos
apuñalaran a otro, eran axiomas para él,
que nunca había oído hablar de un mundo donde
las promesas se cumplieran o donde se pudiera llorar
porque otros lloraban. 

Hefesto, el armero de delgados labios, se alejó cojeando,
mientras Tetis, de relucientes pechos, gritó, desgarrada,
ante lo que el dios había elaborado para agradar
a su hijo: Aquiles, matador de hombres, el de corazón
de acero, cuya vida iba a ser tan breve.

Wystan Hugh Auden (1907/1973)

*

El texto de Homero

Para entender mejor el poema de Auden, conviene releer el texto homérico. Les paso el fragmento del Canto 18 de la Ilíada, versión de Segalá:

“468 Así habló; y dejando a la diosa, encaminóse á los fuelles, los volvió hacia la llama y les mandó que trabajasen. Éstos soplaban en veinte hornos, despidiendo un aire que avivaba el fuego y era de varias clases: unas veces fuerte, como lo necesita el que trabaja de prisa, y otras al contrario, según Hefesto lo deseaba y la obra lo requería. El dios puso al fuego duro bronce, estaño, oro precioso y plata; colocó en el tajo el gran yunque, y cogió con una mano el pesado martillo y con la otra las tenazas.

478 Hizo lo primero de todo un escudo grande y fuerte, de variada labor, con triple cenefa brillante y reluciente, provisto de una abrazadera de plata. Cinco capas tenía el escudo, y en la superior grabó el dios muchas artísticas figuras, con sabia inteligencia.

483 Allí puso la tierra, el cielo, el mar, el sol infatigable y la luna llena; allí, las estrellas que el cielo coronan, las Pléyades, las Híades, el robusto Orión y la Osa, llamada por sobrenombre el Carro, la cual gira siempre en el mismo sitio, mira á Orión y es la única que deja de bañarse en el Océano.

490 Allí representó también dos ciudades de hombres dotados de palabra. En la una se celebraban bodas y festines: las novias salían de sus habitaciones y eran acompañadas por la ciudad á la luz de antorchas encendidas, oíanse repetidos cantos de himeneo, jóvenes danzantes formaban ruedos, dentro de los cuales sonaban flautas y cítaras, y las matronas admiraban el espectáculo desde los vestíbulos de las casas.—Los hombres estaban reunidos en el foro, pues se había suscitado una contienda entre dos varones acerca de la multa que debía pagarse por un homicidio: el uno, declarando ante el pueblo, afirmaba que ya la tenía satisfecha; el otro negaba haberla recibido, y ambos deseaban terminar el pleito presentando testigos. El pueblo se hallaba dividido en dos bandos que aplaudían sucesivamente á cada litigante; los heraldos aquietaban á la muchedumbre, y los ancianos, sentados sobre pulimentadas piedras en sagrado círculo, tenían en las manos los cetros de los heraldos, de voz potente, y levantándose uno tras otro publicaban el juicio que habían formado. En el centro estaban los dos talentos de oro que debían darse al que mejor demostrara la justicia de su causa.

509 La otra ciudad aparecía cercada por dos ejércitos cuyos individuos, revestidos de lucientes armaduras, no estaban acordes: los del primero deseaban arruinar la plaza, y los otros querían dividir en dos partes cuantas riquezas encerraba la hermosa población. Pero los ciudadanos aún no se rendían, y preparaban secretamente una emboscada. Mujeres, niños y ancianos, subidos en la muralla, la defendían. Los sitiados marchaban, llevando al frente á Marte y á Palas Minerva, ambos de oro y con áureas vestiduras, hermosos, grandes, armados y distinguidos, como dioses; pues los hombres eran de estatura menor. Luego, en el lugar escogido para la emboscada, que era á orillas de un río y cerca de un abrevadero que utilizaba todo el ganado, sentábanse, cubiertos de reluciente bronce, y ponían dos centinelas avanzados para que les avisaran la llegada de las ovejas y de los bueyes de retorcidos cuernos. Pronto se presentaban los rebaños con dos pastores que se recreaban tocando la zampoña, sin presentir la asechanza. Cuando los emboscados los veían venir, corrían á su encuentro, se apoderaban de los rebaños de bueyes y de los magníficos hatos de blancas ovejas y mataban á los guardianes. Los sitiadores, que se hallaban reunidos en junta, oían el vocerío que se alzaba en torno de los bueyes, y montando ágiles corceles, acudían presurosos. Pronto se trababa á orillas del río una batalla en la cual heríanse unos á otros con broncíneas lanzas. Allí se agitaban la Discordia, el Tumulto y la funesta Parca, que á un tiempo cogía á un guerrero con vida aún, pero recientemente herido, dejaba ileso á otro y arrastraba, asiéndolo de los pies, por el campo de la batalla á un tercero que la muerte recibiera; y el ropaje que cubría su espalda estaba teñido de sangre humana. Movíanse todos como hombres vivos, peleaban y retiraban los muertos.

541 Representó también una blanda tierra noval, un campo fértil y vasto que se labraba por tercera vez: acá y allá muchos labradores guiaban las yuntas, y al llegar al confín del campo, un hombre les salía al encuentro y les daba una copa de dulce vino; y ellos volvían atrás, abriendo nuevos surcos, y deseaban llegar al otro extremo del noval profundo. Y la tierra que dejaban á su espalda negreaba y parecía labrada, siendo toda de oro; lo cual constituía una singular maravilla.

550 Grabó asimismo un campo de crecidas mieses que los jóvenes segaban con hoces afiladas: muchos manojos caían al suelo á lo largo del surco, y con ellos formaban gavillas los atadores. Tres eran éstos, y unos rapaces cogían los manojos y se los llevaban á brazados. En medio, de pie en un surco, estaba el rey sin desplegar los labios, con el corazón alegre y el cetro en la mano. Debajo de una encina, los heraldos preparaban para el banquete un corpulento buey que habían matado. Y las mujeres aparejaban la comida de los trabajadores, haciendo abundantes puches de blanca harina.

561 También entalló una hermosa viña de oro cuyas cepas, cargadas de negros racimos, estaban sostenidas por rodrigones de plata. Rodeábanla un foso de negruzco acero y un seto de estaño, y conducía á ella un solo camino por donde pasaban los acarreadores ocupados en la vendimia. Doncellas y mancebos, pensando en cosas tiernas, llevaban el dulce fruto en cestos de mimbre; un muchacho tañía suavemente la harmoniosa cítara y entonaba con tenue voz un hermoso lino, y todos le acompañaban cantando, profiriendo voces de júbilo y golpeando con los pies el suelo.

573 Representó luego un rebaño de vacas de erguida cornamenta: los animales eran de oro y estaño, y salían del establo, mugiendo, para pastar á orillas de un sonoro río, junto á un flexible cañaveral. Cuatro pastores de oro guiaban á las vacas y nueve canes de pies ligeros los seguían. Entre las primeras vacas, dos terribles leones habían sujetado y conducían á un toro que daba fuertes mugidos. Perseguíanlos mancebos y perros. Pero los leones lograban desgarrar la piel del animal y tragaban los intestinos y la negra sangre; mientras los pastores intentaban, aunque inútilmente, estorbarlo, y azuzaban á los ágiles canes: éstos se apartaban de los leones sin morderlos, ladraban desde cerca y rehuían el encuentro de las fieras.

587 Hizo también el ilustre cojo de ambos pies un gran prado en hermoso valle, donde pacían las cándidas ovejas, con establos, chozas techadas y apriscos.

590 El ilustre cojo de ambos pies puso luego una danza como la que Dédalo concertó en la vasta Cnoso en obsequio de Ariadna, la de lindas trenzas. Mancebos y doncellas hermosas, cogidos de las manos, se divertían bailando: éstas llevaban vestidos de sutil lino y bonitas guirnaldas, y aquéllos, túnicas bien tejidas y algo lustrosas, como frotadas con aceite, y sables de oro suspendidos de argénteos tahalíes. Unas veces, moviendo los diestros pies, daban vueltas á la redonda con la misma facilidad con que el alfarero aplica su mano al torno y lo prueba para ver si corre, y en otras ocasiones se colocaban por hileras y bailaban separadamente. Gentío inmenso rodeaba el baile y se holgaba en contemplarlo. Un divino aedo cantaba, acompañándose con la cítara; y en cuanto se oía el preludio, dos saltadores hacían cabriolas en medio de la muchedumbre.

606 En la orla del sólido escudo representó la poderosa corriente del río Océano.

609 Después que construyó el grande y fuerte escudo, hizo para Aquiles una coraza más reluciente que el resplandor del fuego; un sólido casco, hermoso, labrado, de áurea cimera, que á sus sienes se adaptara, y unas grebas de dúctil estaño.

614 Cuando el ilustre cojo de ambos pies hubo fabricado las armas, entrególas á la madre de Aquiles. Y Tetis saltó, como un gavilán, desde el nevado Olimpo, llevando la reluciente armadura que Hefesto había construido”.

https://es.wikisource.org/wiki/La_Il%C3%ADada_(Luis_Segal%C3%A1_y_Estalella)/Canto_XVIII

Dejar una opinión