La Belleza del mundo digital

La Belleza del mundo digital

publicado en: Uncategorized | 0

Luego de agotar la edición en papel (quedan algunos ejemplares en la librería Alfonsina de Villa Gesell), mi último libro de poesías publicado en abril de 2021 está disponible en formato web. Lo encuentran en este mismo sitio, sección Poesía. A continuación, algunos poemas que no entraron en el libro, a la hora de hacer la selección (siempre un poco arbitraria y circunstancial). Tal vez los incluya en una reedición. Abrazo!!!

25

¿Quién habrá sido Florisbelo Acosta

cuyo nombre florece en la avenida

Tejedor también llamada Jara?

Nombre de bella flor con Alfonsina

bautiza las calles y señala

la dirección del viento y de las nubes.

Plazoleta y luz y árboles solos.

26

Yo entre nubes y violines

y el campo argentino que no cesa

de abrirse paso también hacia el cielo

de cuatro vientos, espacio sembrado

de animales y flores y semillas

hacia el océano o hacia la cordillera

para hundirse verde en la piedra o el agua. 

27

El de adentro bobo asoma con frecuencia

me lleva y lo llevo nos llevamos

máxima vergüenza sobre el mar

carro corceles en la noche íntima renazco.

También el nace, Titonio, pero más viejo

no termina ni muere tonio tonto me habita

así que ¡arre! Yo llevo hoy la sortija

del espíritu de los más idiotas…

Ilusionado con mis límites

siento la piel del mar

rozan en mí sus bordes húmedos

esta tarde también el aire me separa.

29

El gato tiene la paciencia de la noche

detenida en su deseo, con todo el tiempo a su favor,

quiere comer pero su hambre queda también entre su pelo

recogida, serena, segura en su ardiente espera.

Y él, que pierde su vida, la encontrará…

De la almohada brotan los sueños

el tejido único que el poeta entrega

para que el otro sueñe con su sueño

y no hay otro plan ni otro valor aquí.

32

Los dioses cubren mi retirada

y las vírgenes mi ataque, estoy

en gracia detrás del perro hermoso

que corre a los patos campo adentro.

Cuántos velaron por mí para que haya

llegado a respirar aire celeste

del cielo y el sonido de dos gansos largos

y obesos que vuelan hacia el oeste.

Nadie se arrepiente de haber sido

valiente pero si de la pobre cobardía,

nuestro corazón late al unísono

y miramos por los ojos de una estrella.

50

Le disputo al mar su hegemonía.

Nadando le robo sus secretos.

51

Es lindo salir de casa y viajar

para ver chinos ver chinos ver

chinos en los aeroparques

iguales corriendo valija en mano

rueditas que ruedan chirrían

deslízanse chinos chinitos es lindo

salir de casa por la ventana volar

y volar para ver chinos.

Dejar una opinión