La belleza del mundo en Mar Azul

La belleza del mundo en Mar Azul

publicado en: Uncategorized | 0

Agradecido a la librería Hojas del Viento por recibirnos en su espacio (en la foto, Ornella dando la bienvenida), a las amigas que participaron con lecturas y al público que se hizo un tiempo para escuchar poesía. A continuación, los videos con las lecturas de Mae, Laura y Amalia. Gracias! Abrazos y hasta la próxima!

Atento a cómo pasan los árboles

y la voz que deshoja y nutre

en su oleaje, aire en movimiento

atento, ensimismado, afuera

la brisa que confluye en este espacio

último donde árboles y plantas…

Es el modo

de darse a través de este instrumento

flauta, plumaje, un puñado de células

lo que no tiene materia y es liviano

luz del sol entre los pastos…

Dejo la agenda, pongo mi corazón

y algo florece.

En viaje a Castelar en el Sarmiento

campera de cuero y olor a chivo

el joven me incomoda y yo a él pero

callamos, mezclado el sudor rancio y el perfume

picante que emanan los vagones…

Huelo el mundo y abro mi cuaderno

para verme en letras fondo blanco

y perderme cuando se acercan los amigos

y dicen guturales y medias palabras…

La voz de la mujer joven con cáncer

peleando la metástasis con la venta

de especias, con su historia veraz y convincente

la pensión de ocho mil ochenta y los seis mil

de alquiler y los seis hijos y su delgadez sin pelo…

Hay adornos mochilas estampitas en oferta

cubre-celulares cuadernos chocolates Vizzio

cargadores caramelos cintas métricas y

hay personas resignadas y amables

y muchas que charlan y sonríen

se abrazan se aman cantan con los ojos…

Me salgo del encierro doble y busco

aire al lado de la puerta pero un viejo tose

y tose y tose y tose a mi lado y otra vez

me alejo una mujer se suena la nariz

pañuelo tras pañuelo y también limpia a su hijita

y luego le acomoda amorosamente el pelo…

Otras dos niñas igualmente bellas la miran y

sonríen cómplices y pícaras al lado de la puerta

mientras su madre la observa complacida y feliz.

…estrictamente hablando, mar, estamos sólos

en este raro multiverso que

ni mis ojos ni los tuyos abarcan.

Mis lentas pupilas no vislumbran más que resplandores

fugaces, tus espumosas olas son gemidos

mínimos en el cosmos, arrogante fuerza aquí

pero en la vía láctea pequeña que habitamos

tu ruido no llega a oírse muy lejos.

Entonces solo nos queda encontrar el silencio

hacia el amor, aceptar al doliente y que

tu respiración y la mía sean música.

*

…à vrai dire, mer, nous sommes seuls

dans ce bizarre multivers que

ni mes yeux ni les tiens n’embrassent.

Mes lentes prunelles ne perçoivent que de fugaces lueurs,

tes vagues écumeuses sont des gémissements

minimes dans le cosmos, force fière ici

mais dans la petite voie lactée où nous habitons

ton bruit ne s’entend pas de trop loin.

Alors il ne nous reste que de trouver le silence

vers l’amour, accepter le souffrant et que

ton souffle et le mien soient musique.

Dejar una opinión