Poesía en la calle

Poesía en la calle

publicado en: Blog | 0

Gabriel, “trapito” aunque de profesión cocinero, lee dos poemas de Rosas del desierto.

***

El domingo fui a Mar del Plata, estacioné en Olavarría entre Alberti y Brown, y me puse a charlar con Gabriel. Rápidamente me contó que es cocinero, que en Buenos Aires había comenzado un emprendimiento de producción y venta de comida artesanal, pero le robaron todo y viajó a Mar del Plata para probar suerte. No consiguió laburo de cocinero y por fuerza –y asegura que por primera vez-, se puso de franelita, hasta que pueda juntar la guita para el pasaje de vuelta. También, por primera vez, duerme en la calle –en un hall de una sucursal del banco provincia-, usando un contenedor como pared. También le robaron el bolso que trajo, con ropa muy berreta, aunque con cinco cuchillos de cocina que había traído para trabajar. Así está, pero no se queja. «Pobre gente la que le roba a alguien qué está en la calle», dice y reflexiona: «qué pobreza espiritual, intelectual, moral, la de esa gente…»

Cuando le conté del Fundador y de la poesía, surgieron los nombres de Baudelaire, Kafka, Borges, Cortázar, Bioy Casares, Sábato, Bukowski, y otros autores que había leído. Le dí un ejemplar del semanario y uno del libro Rosas del desierto, que había llevado para un amigo; lo abrió al azar y comenzó a leer… Me quiso comprar el libro, se lo regalé (había juntado, en todo el día, 120 pesos). Seguimos charlando. «Soy mendocino de Guaymallén», me cuenta, «mi abuelo era griego, de apellido Podópulos, trabajaba en la feria de la Vendimia haciendo la iluminación; fue mi verdadero padre… mi madre tejía, con la Knitaxx, después pudo comprarse una Brother…» Hablamos de gastronomía, su oficio… Cocinar es como escribir poesía, coincidimos. Nos separamos un rato, se cruzó de la mano de enfrente y se puso a escribir. Al rato me dio un poema. «No es un bueno… yo soy cocinero… vos escribís bien los poemas, pero seguro que no hacés un huevo frito perfecto, como me salen a mí». «Es muy  buen poema», le digo, «lo escribiste recién, además; de verdad Me gusta mucho…»

Dice que cuando vuelva, en Buenos Aires ya tiene trabajo. «Ahora, en un rato, cuando me relaje, leo tu libro entero», me dice.

Llega Pato, la presento, Gabriel le escribe en un papel: «Yoga-Bjork». Le pido a Pato que nos saque una foto. Nos despedimos, cuando ya atardecía.

Los poemas:

Poema 48 (fragmento)

No son iguales las olas y las teclas

pero juntas confluyen en mí

o se van de  mí como mareas

y yo con ellas me derramo y vuelvo.

 

Entonces un caracol me dice algo

un caracol pintado por Guillermo

duro en su danza detenida

en cuyo fondo un ser buscó refugio.

 

Un lobito que agoniza en la playa

se asusta de mí cuando lo miro

junto a él brilla el caracol dorado

espiralado como el universo.

***

30

La gata huele la tormenta en ciernes

es una esfinge sensitiva y grácil

no sé qué espera, qué desea

inmóvil, acechante, distraída.

 

Le silbo sólo para perturbarla

pero no me registra ni me escucha

está en su mundo circular y mudo

sumida en otro espacio y otro tiempo

que yo nunca entiendo ni tolero

y siempre corro a buscar otro refugio.

***

El poema de Gabriel:

“Y si por si acaso

alguna sirena atrevida

me invite al mar daltónico

veré lo propicio de lo genuino.

Me perdí en la arena

tratando de inventar castillos

y descubrí que no hay castillos en el aire.

El pescador solo sin decir me dice

que noches atrás la marea estaba alta.

Ya no hay peces para pescar

ni redes para tirar.

***

(¡¡magnífico!!).

Dejar una opinión