PRESENTACIÓN DE COPLAS EN MAR DEL PLATA

PRESENTACIÓN DE COPLAS EN MAR DEL PLATA

publicado en: Blog | 0

PRESENTACION EN MAR DEL PLATA

El 29 de noviembre de 2015, en el marco de la Feria del libro de Mar del Plata presenté Coplas de Orilla. Fue a las 18 en el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. Estuvo presente Ricardo Héctor Rabitti, autor del prologo, Mariel Galarza, autora del diseño y arte de tapa, y Hernán Mlynarcewicz, amigo que leyó la copla que transcribo a continuación:

 

COPLA X

 

(Lamenta la muerte del hermano de un amigo. Nada en el mar mientras atardece)

 

Así es como ocurre con las hojas de los árboles con los pájaros con todo

lo viviente qué decir decía preguntaba frente a un cuerpo que se queda quieto

y se enfría repentinamente ayer era piel y movimiento gestos luminosidad

dolor incertidumbre belleza asombro y ya está en tierra en aire en un primer

olvido anoche traían el  tibio sangrante de un hijo quién lo había herido

en el cuello quién por qué ahí estaba luego de una larga velada

fuertemente emotiva entristecida preguntadora de esas insondables fue

a la noche de eso en su sueño evidente en el que caía goteando ese llanto

esa congoja uno se pregunta más tarde sueña y al despertar una lagaña

te calcina un rato durante su esplendor este cerebro o el hígado y ya

está pasó sana sana colita de rana y es indudablemente bellísimo

vivir pero pero pero siempre baja esa gota negra uno o el vecino algún

amigo allí éramos dos chabones ya grandecitos y era la pregunta la misma

más o menos dónde cómo cuánto tiempo te pega el lugar vacío el ausente

donde había una configuración muy precisa oh milagro de bocas sonidos brazos

abrazos una corriente cierta de cariño amor calor cómo cómo cómo sucede sí

como las ramas las flores los todo tipo de animales sucede de un

modo u otro en ese lento morir de ella anciana cáscara donde era fruto

o de un golpe de viento que marchita todo eso que era calor vivo intensidad

árbol de guerrero que tiembla todavía estertores en un charco de sangre sobre

el campo de batalla o una cama despedida donde hubo semen pasión

yo veía con asombro parecido la formación fugaz de las nubes hacia

el oeste serían las seis de la tarde en el sur temibles grises

el oleaje ya cantaba con voz ronca respiraba a grandes bocanadas de agua

se notaba porque la cuna del mar se mecía con amplios movimientos

dije zarpazos en cámara lenta sentía uno yo ahí la palma de esa mano

el vaivén y con cada brazada salía una bomba de luz entre montañas

todo el cúmulo hacia el oeste era blanco espumoso volcánico arrebatado

por los últimos fulgores del sol los más intensos agónicos adioses

mientras llegaba parecía llegar un ejército de negros caballos del sudeste

y  no podría creerse tal vez pero allá iba yo hacia la tormenta

con mis brazos de cincuenta y cinco años cada uno la abuela cósmica

whitmaniana movía lentamente gigantesca esa cunita pacífica

por el momento esperaba indudable el fin de esa pachorra

ese discurrir sereno se venía se venía con un ritmo regular viajaba yo

subido a una música de venas latidos de espíritu respiraciones So

Jam y allí sorprendentemente se me daba el cielo iluminado qué digo

una ebullición delirante flotante entre los edificios magnífico de

ver cambiaba a cada So en cada Jam sutil y levemente cambiaba

una uña ardía una pestaña imperceptible aunque yo lo percibía chorreaba

el agua entre mi pelo mis labios sabor entre dientes era pez veía todo verde

alga protegida por mis anteojos de mar nivelaba la temperatura de mis

extremidades mi pequeño universo bajo los poros todos cada uno hacía

su parte concentrados armónicos lo que dure será el tiempo ya pasaron dos

cientos metros mucho tramo de mar poco casi nada en la medida del océano

capitán suficiente rápido se desvanecen esos montes pierde vigor el sol

su despedida cae cae cae la sombra ya tiene tomada una cara del cielo

donde hubo luz brillante algodón espuma espesa burbujeante silencio

esto es un siniestro metal frío colgando cielo tan pronto el calor

se va el color la asfixia se disuelve entre los dedos de la noche

tritura tritura tritura toda forma mi respiración ahora durará un

poco más qué bueno me olvido de quién fui quién seré entro a salir

encaro en diagonal hacia la orilla la rompiente está lejos espera que

la oscura la del cielo rugiente se desate por el sur bestia cascada vientos

mido la salida las brazadas So Jam So Jam So Jam soy un pez

en lo verde se asoman a mis antiparras simpáticos pejerreyes sonríen

son los más amigables andan más bien por arriba las lisas te enloquecen

tubos de carne alborotada en infinitos cardúmenes misiles me rozan

se dispersan a mi paso soy mendigo rey de la creación sin escamas

de mente prodigiosa inventé unos ojos submarinos envidio el

deslizamiento de las focas qué duro trance ahora alcanzar la costa

hermosa Ino Leucotea me sobrevuela se acerca quiere decir algo yo no

entiendo eso era antes ahora hemos perdido el oído el sentido

ni siquiera estas diosas aves blancas pueden ayudarnos no te preocupes

me sacaré el peso de mis ropas saldré a la orilla y me arroparé entre

tamariscos soy una semilla de fuego no habrá muerte todavía esperaré

a que todo gire y vuelva y me despierte la dulce voz enamorada

de Nausicaa esta vez me quedaré con ella ya me echaron de casa

no sé voy a pensarlo pensarlo pensarlo o mejor será lo que me dicte

el corazón cuando me despierte despierta corazón el tiempo pasó

vuelven a vos los vivos congelados de un golpe de repente el fantasma

parece ser eso que vuelve donde estaba ese cuerpo antes labios dientes lengua

voces articuladas afecto abrazo cálido estar con otro náufrago también

pero de uno esa familiaridad amistad estar juntos en el mundo

mientras dura ya no está igual retornan también aquellos que continúan secos

hundidos en la vejez sin sangre casi sin voz sin pensamientos sin ver ni oír

qué inútil mantenerse ay ay preferiría morir no sé cuando salga nadando

veré ya camino sobre el banco de arena el aire se detuvo anuncia

que los corceles pálidos al fin están llegando nos da tiempo sabio

para protegernos toalla buzo ir derecho a casita todavía entero

vivo nos bajamos una botella de tinto y queríamos más para que

los  muertos que evocábamos pudieran volver renacer con vino en

las venas a saludarnos a decirnos nos fuimos prematuramente por

tal o cual razón los dejamos solos pero todo seguirá tras las nubes tras

la helada tormenta repentina galopa yo que sé tomamos otra

no está bien es suficiente volvamos a casita esperemos así igual ocurre

en la naturaleza vuelven las hojas verdes donde cayeron secas las

muertas el viento las mece incluso en la muerte las cuida se las lleva

a un cielo invisible indivisible molino de amor eterno quiero

decir quisiera digo para decir algo decirme que la respiración So

Jam So Jam So Jam las brazadas seguirán en algún otro océano in

terminable sin orillas sin rompientes sin anteojos de mar.

Dejar una opinión