Textos del 23 de octubre

Textos del 23 de octubre

publicado en: Uncategorized | 2

Los poemas leídos en el encuentro en el que continuamos con el tema poesía y música, más la poesía y los poetas, y agenda abierta como siempre.

**

Canta la calandria…

Canta la calandria… canta…
Toda criatura canta, no es cierto? canta para «ser» aún en el misterio
   en el extrañamiento de sí…

Canta la calandria, y de repente parece que halló
           la deidad del «silencio»…

Excedió el pajarillo, pues, el hálito
                  de las ocho,
 al no encontrar la respuesta
                       cerca,
y perdérsele en el gris las otras frases del minuto?

   Por qué calló entonces?
   Alguien sufre…

Nada asegura que la melodía
pasó a «ser», allá, allá, donde las perlas se disolverían y de donde, a la vez,
se desprenderían las perlas…

           Pero vuelve…
     y con qué dulzura vuelve… es la melancolía
           que vuelve?

            Oh amor de diciembre,
                     amor:
dale el eco de una rama de ahí, o, si lo prefieres, del confín,
             para que no «sea» en ese «allá»
antes de «ser» su «resonancia», en el intervalo de «aquí»,
              aunque el aire deba sufrir, asimismo, porque nadie, nadie,
                      pueda herirlo así…
                      y quede en una suerte de molicie
                      que se ilumina
hasta arder en las cigarras y medir, intermitentemente, con ellas,
                  los espacios, ya, de un arcángel…

Juan L. Ortiz (Puerto Ruíz, 1896-Paraná, 1978), La orilla que se abisma, Editorial Losada, Buenos Aires, 2011 (primera edición: 1970, en En el aura del sauce)

**

El zorzal llama a los montes.
Nos duele tu llamada,
oh pájaro.
Nosotros también llamamos
al paisaje de nuestro corazón:
río entre enredaderas,
diálogo sólo del cielo
con los verdes.

Nos duele tu llamada
porque es la nuestra,
la secreta llamada.
todo el día llamas,
zorzal,
con qué penetrante nostalgia.
Todo el día llamas,
en la luz con flores,
a qué monte, a qué isla, a qué ribera?

Todos llamamos
al paisaje de nuestro corazón.
Todos llamamos al mundo perdido, oh infancia.
Todos llamamos al mundo perdido, oh armonía primera.
Todos llamamos al paisaje de nuestro corazón,
al paisaje del sueño más perdido en la sombra más perdida.

Pero también llamamos, oh zorzal,
al mundo que duerme más allá de la noche ensangrentada
y que más bello que el perdido despertará en toda la rosa de los rumbos.

Este jardín, oh pájaro, ya florecía el Este,
pero bajo la muerte todo es hoy de fusiles.

Encontraremos, sí, la armonía primera pero más iluminada.
Seguiremos llamando, sí, pero desde las ramas libres y seguras, aunque siempre sobre el vértigo,
al día cada vez más puro, con el rostro cada vez más próximo del ángel.

Juan L. Ortiz

**

Trilce, poema XIII

Pienso en tu sexo.

Simplificado el corazón, pienso en tu sexo,

ante el hijar maduro del día.

Palpo el botón de dicha, está en sazón.

Y muere un sentimiento antiguo

degenerado en seso.

Pienso en tu sexo, surco más prolífico

y armonioso que el vientre de la Sombra,

aunque la Muerte concibe y pare

de Dios mismo.

Oh Conciencia,

pienso, sí, en el bruto libre

que goza donde quiere, donde puede.

Oh, escándalo de miel de los crepúsculos.

Oh estruendo mudo.

Odumodneurtse!

César Vallejo

**

XLIV

Este piano viaja para adentro,

viaja a saltos alegres.

Luego medita en ferrado reposo,

clavado con diez horizontes.

Adelanta. Arrástrase bajo túneles,

más allá, bajo túneles de dolor,

bajo vértebras que fugan naturalmente.

Otras veces van sus trompas,

lentas asias amarillas de vivir,

van de eclipse,

y se espulgan pesadillas insectiles,

ya muertas para el trueno, heraldo de los génesis.

Piano oscuro ¿a quién atisbas

con tu sordera que me oye,

con tu madurez que me asorda?

Oh pulso misterioso.

César Vallejo

**

ESCRIBIR EL MAR

¡Qué desatino!

hay que letrarse

en intrepidez

y encantarlo.

escribirlo

desde su seno

-rotundo espacio

de vértigo

que excita

el miedo-

¿quizá

para describirlo

aquietarse

en su latido?

dejarse mirar

por sus mil ojos

deshojarlo

a brazadas

de impotencia

y espanto

describirlo

expropiando

de su voluptuosidad

el verso

minucioso

agitar el lápiz

del ensueño

abrazado

a la profunda

noche

de su hondura.

despertar

de su amanecer

-hamaca de superficie-

sin boya

sin brújulas

y aún así ¡no poder!

Silvia Botallo

**

ESCRIBIR EL AMOR

Escribir el  amor que aúlla

contenido en mis huesos

que envío en los nudillos

a tocar otras puertas

y en la punta de los dedos

intentando caricias perceptibles

para ahondar en la otra mirada de los ojos (como si los diera vuelta)

en la hora de la paz del otro

y en la guerra de mi piel

cuando quiero transcribirlo

y transferirlo

y evitar que muera en el papel

desde las tormentas de la letra vana

vaciada de crepúsculos de la carne

con el afán de las cimas

y el descreimiento de los infiernos

allá voy, al norte de los nortes

entre los poemas

que me abundaron la vida

y cautivaron mis soledades

allá donde la existencia

es una brizna de segundo

de los dioses

(casi una mentira cósmica)

en la alta profundidad de lo increado

iniciando el despegue desde aquí

desde este pliego

felizmente tatuado de escritura…

 silvia bottallo

**

I hear an army

Oigo una hueste que a la carga contra la tierra va

Y el tronar de caballos zambullidos, espuma en las rodillas.

Arrogantes, con negras armaduras, tras ellos en pie están,

Desdeñando las riendas, con látigos batientes, los aurigas.

Claman hacia la noche su nombre de batalla:

Gimo dormido cuando lejos oigo su risa en torbellino

Hienden la sombra de los sueños, cegadora llama,

Sonando, resonando contra el corazón tal como contra un yunque.

Vienen ondeando en triunfo su largo pelo verde:

Salen del mar y corren por la costa gritando.

Corazón, ¿nada sabes que así esperanza pierdes?

Mi amor, mi amor, mi amor, ¿por qué solo me has dejado?

James Joyce

**

LA CUESTA DE LA VIDA

(Federico García Hamilton)

Si un día el camino, que venía liviano/

Se te vuelve oscuro, y encima empinado/

Buscá a tus amigos, tomales sus manos/

Apoyate en ellos, para repecharlo.

No lo intentes solo, no podrás lograrlo/

Y si lo lograras, será a un costo alto/

Con los que te quieren, se hará más liviano/

Y todo lo oscuro, un poco más claro.

Cuando el cuerpo afloje, te sientas cansado/

Cuando la tristeza, a tu alma haya entrado/

Buscá a tus amigos, buscá a tus hermanos/

Contá con nosotros, que para eso estamos.

Lo oscuro permite, distinguir lo claro/

Se conoce el dulce, probando lo amargo/

Tras subir la cuesta, se disfruta el llano/

Así es nuestra vida, te lo juro hermano.

En los tiempos duros, encontrarás manos/

Abiertas, tendidas, de amigos, de hermanos/

Ya para empujarte, ya para un abrazo/

Y al fin de la cuesta, disfrutá del llano!

**

Cantos de humo, de agua o algo así…

Canciones que alentaron derroteros vagabundos,

coloreando la lluvia de un infinito recorrido por los cielos

de la dicha o el infortunio. Madrigales descalzos.

Cantos golpeteando la seda interior en las páginas del agua clara

como tambores de alma y luz.

Van junto a mí. Son arroyos que laten a mi paso, perdidos o

encontrados en el follaje del asombro y que silenciosamente

me susurran con sus cercanías de alas y flores.

Cantos de humo, de agua o algo así…

Van siempre a mi costado

como el ángel de las mandarinas, para hacerme saber

que están allí, invisibles, latentes,

en los dedos del viento que silba y que me escucha.

Javier Bustos  23/10/2021

**

Abro los ojos

Abro los ojos, ya todo pasó.
Solo quedan sin resolver los reflejos de las miradas,
que se han perdido entre nuestras cosas más queridas.
Abrazados como estábamos, no percibíamos el infierno.
Yo creí, por un instante, que podría olvidar el dolor.
Al intentarlo vi la sonrisa de unos niños.
No tenían banderas, ni ejércitos.
Todo aquello que nos separaba, desapareció.
Solo quedamos esperando una sonrisa, un gesto.
Ese silencio hace despertar en nosotros la esperanza
de que tal vez, un día, ya no existan los enemigos.
Abro los ojos, ya todo pasó.

Luis Alberto Spinetta (letra) /Gabo Ferro (Música)

**

Sale caro ser poeta

Sale caro, señores, ser poeta.

La gente va y se acuesta tan tranquila

-que después del trabajo da buen sueño-.

Trabajo como esclavo llego a casa,

me siento ante la mesa sin cocina,

me pongo a meditar lo que sucede.

La duda me acribilla todo espanta;

comienzo a ser comida por las sombras

las horas se me pasan sin bostezo

el dormir se me asusta se me huye

-escribiendo me da la madrugada-.

Y luego los amigos me organizan recitales,

a los que acudo y leo como tonta,

y la gente no sabe de esto nada.

Que me dejo la linfa en lo que escribo,

me caigo de la rama de la rima

asalto las trincheras de la angustia

me nombran su héroe los fantasmas, ví

me cuesta respirar cuando termino.

Sale caro señores ser poeta.

Gloria Fuertes

**

El poeta es un fingidor…

El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
Que hasta finge que es dolor
El dolor que de veras siente.

Y quienes leen lo que escribe,
Sienten, en el dolor leído,
No los dos que el poeta vive
Sino aquél que no han tenido.

Y así va por su camino,
Distrayendo a la razón,
Ese tren sin real destino
Que se llama corazón.

Fernando Pessoa

**

El vino

«Beber es un acto que realizan las razas de linaje antiguo. Cuando se hace buen uso del vino, es salud y medicina.

El vino aumenta la fuerza, exalta el sentido genético, estimula el sistema nervioso, rinde fácil la elocuencia, empuja a la benevolencia, al perdón y al heroísmo.

El vino desarrolla la fantasía, aumenta la alegría, hace lucida la memoria, aleja la melancolía, concilia el sueño, conforta la vejez y da aquel sentido de euforia por donde la vida pasa suave, leve y tranquila.

(lectura de Daniel Pérez)

**

Ruiseñores de nuevo

a la payita

en el gran cielo de la poesía/

mejor dicho/

en la tierra o mundo de la poesía que incluye cielos/astros dioses/mortales

está cantando el ruiseñor de Keats/

siempre/

pasa Rimbaud empuñando sus 17 años como la llama de amor viva de San Juan/

a la Teresa se le dobla el dolor y su caballo triza el polvo enamorado Francisco de Quevedo y Villegas/

el dulce Garcilaso arde en los infiernos de John Donne/

de César Vallejo caen caminos para que los pies de la poesía caminen/

pies que pisan callados como un burrito andino/

Baudelaire baja un albatros de su reino celeste/

con el frac del albatros Mallarmé va a la fiesta de la nada posible/

suena el violín de Verlaine en la fiesta de la nada posible/

recuerda que la sangre es posible en medio de la nada/

que Girondo liublimará perrinunca lamora/

y girarán los barquitos de tuñón contra el metal de espanto que abusó a Apollinaire/

oh lou que desamaste la eternidad de viaje/

el palacio del exceso donde entró la sabiduría de Blake/

el Paco Urondo que forraba en lamé la felicidad para evitarle fríos de la época/

Roque Dalton que trepaba por el palo mayor de su alma y gritaba “Revolución”

y veía la Revolución y la Revolución era la sola tierra firme que veía/

y Javier Heraud que fue a parar tiernísimo a la selva/

y abrió la selva de la boca con su torrente claro/

y el padre Darío que a los yanquis dijo no/

como Sandino dijo no/

y el frente amplio de la poesía y de la guerra les volvió a decir no/

y Nicaragua brilla en su ejercicio de amar/

Martí yendo y viniendo por el aire con los muertos queridos que vió volar como una rosa blanca/

¿no ves a mis compañeros volar por el aire ochenta años después?/

¿estás despierto par que sigamos diciendo no?/

¿los muertos se ponen pálidos como magdalena cuando amasaba sus panes con más lágrimas que harina?/

¿hasta que venga el día?/ ¿día enque toda América Latina subirá lentamente?/

¿amorosamente?/¿navegando como hacen mis planetas del sur?/

ahora canta el ruiseñor del griego al fondo de los siglos/

pasa Walt Whitman con el ruiseñor al hombro cantando en paumanok/

pasa el comandante Guevara a hombros del ruiseñor/

pasa el ruiseñor que se alejó de la vida callado como burrito andino

en representación de los que caen por la vida/

pasa la luna de rosados dedos/

pasa Safo abrigando al ruiseñor

que canta/canta/canta/

Juan Gelman

**

La poesía es un arma cargada de futuro

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

Gabriel Celaya

**

Rima IV

No digáis que, agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas,
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista,
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista,
mientras la humanidad siempre avanzando
no sepa a dó camina,
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,
sin que los labios rían;
mientras se llore, sin que el llanto acuda
a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan,
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
los ojos que los miran,
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira,
mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas,
mientras exista una mujer hermosa,
¡habrá poesía!

Gustavo Adolfo Becquer

**

A VILLA GESELL

Nací un día de verano

a la hora de la siesta

y tu mar me coquetea

coquetea

coquetea.

Lapizlázuli marea,

soy tu amante tempranera

y tu mar me zarandea

zarandea

zarandea.

Mis pareos te aparean.

Ventolina y lima nueva.

Pollerita de ciruela

se me vuela

se me vuela.

Mostacillas en la arena,

bivalvos mariposean

y tu mar que me aletea

me aletea

me aletea.

Tengo brújula en tu aldea,

si me pierdo en tu alameda

me rescata Barocela

Barocela

Barocela.

Mis saudades geselinas

son de seda y muselina

y de un mar que me voltea

me voltea

me voltea.

Nací un día de verano

a la hora de la siesta

y hace rato soy tu ciela

soy tu ciela

soy tu ciela.

Graciela Vergel

**

,

2 Respuestas

  1. liliana Ines Cassi

    me encantaría participar….son maravillosos los escritos…los poemas….quisiera incorporarme….necesito esa magia del alma….

    • qué bueno Lili… se me ocurre que podríamos hacer una charla en Sutton… justo en esta apertura, hice en Olivia, en Casa de Antonia, y tengo programado uno en Náutico… si querés, nos organizamos para diciembre… abrazo!!!!!!!!!!!

Dejar una opinión