Una copla de orilla…

publicado en: Blog | 0

El sábado Paola eligió un fragmento de la Copla de orilla XXVI para leer durante el encuentro de La poesía y el mar. Con el acompañamiento del percusionista Diego de la Zerda. Para mí fue redescubrir este poema tan complejo, o mejor dicho, escucharlo por primera vez luego de escribirlo… Va el video y el texto. Los esperamos el próximo sábado!

Copla XXVI
(fragmento)

(Nada mar adentro. Regresa a la orilla)

Clara luz en espejos verdes gasas desprendidas dagas mansas llevando al puerto incierto nada inexistente pura amarra suelta fina marcación de manos uñas puntas palmas codos otros hombros estirando ligeros en la brisa más dócil del agua iluminada costa sangre que no mana no cambia ardiente falsa alarma lava entre nostalgias plasmas líquenes dentro de una sopa bárbara primigenia extraña me envuelve con besos me ama toma mi mirada trilla miles de vulvas valvas apretadas soy una más flotando en algas calmas navaja amarronada cruce de pétalos en cada rama veo con ternura mi última pisada bajo más hondo el calamar la piedra de los fondos huecos reconocidos cavernosos ojos miro soy mirado es una de viento resoplado abajo cada centímetro me habla canta un misterio canción de sueños arrebatos blancos va mi proa maravilla mi moco blando salmo en cada copla vaso beso labio salado entre mariposas pájaros de escama derretidos finos en su salsa dejo de ver solo deslizo al tacto pecho nudo piloso fibras tetas axilas entregadas siento abajo los campos enterrados bajo la masa de celeste verde aromas sólidos paredes de miradas altas olas una soledad me levanta impura líquida caída horizontal voy en juego al ardoroso oasis de la playa caigo al fulgor de unas manos en barco navego envuelto en palmas de peces imprevistos alguien trae su voz su cuerpo como peces quiere estar aquí conmigo somos juntos ahora un tejido firme en el mito olvidado (…)

Dejar una opinión