Los poemas de GraCiela

Los poemas de GraCiela

publicado en: Uncategorized | 5

La poesía y el mar, miércoles 25 de noviembre

La poesía de Graciela Vergel

Una jornada dedicada a la poeta que nos acompañó con asistencia perfecta a todas las charlas, desde el 18 de abril hasta hoy. Ella misma hace una síntesis de esta experiencia que fue tan rica y emotiva y que disfrutamos enormemente!

*

El 25 de noviembre de 2020 fue un día de un encuentro cálido y colmado de versos y de afecto. Qué regalo inmenso el de la voz de los amigos. Gracias por abrirle  puertas y tantas ventanitas a mis poemas, querido Anibal.

Leí para mi nieto, Lino Blanco, Cordón:

Cordón

(Canción para mi nieto)

A mí me gusta el cordón,

el cordón para enlazar,

el cordón para arrastrar…

a mí me gusta el cordón para jugar.

El cordón de la vereda,

el cordón de la carpeta…

pero el de la zapatilla

¡ése es una maravilla

porque se puede atar y desatar!

A mí me gusta el cordón,

el cordón para anudar,

el cordón para soltar,

a mí me gusta el cordón para volar.

Pero en verdad,

pero en verdad:

¡A mí me gusta el cordón umbilical

el que me une al corazón de mi mamá!

Pero en verdad,

pero en verdad:

¡A mí me gusta el cordón umbilical

el que me une al corazón de mi papá!

***

Amalia, desde Mar de las Pampas, le puso el corazón a Tangolino (gracias, Amalia, por atrasar el viaje un día para estar en esta cita):

TANGOLINO

(Un tango para mi nieto)

Nació este tango en Boedo

y es más que tango un tanguito,

un tango para mi nieto,

mimoso y bien compadrito.

Ya cursa segundo grado

mi TangoLino chanchengue

Este es un año muy raro

desde la compu se aprende

Es para Lino este tango

milonguerito y campeón

pa que lleve el dos por cuatro

por siempre en el corazón.

¡TANGOLINOOOOOOOOOOOO!

Patitas de firulete,

Bien guapito mi purrete,

con su pelito de sol.

¡TANGOLINOOOOOOOOOOOO!

Corazón de tamborcito,

bien porteño y argentino,

mi pebete pateador.

***

Fue Hernán, Odiseo, hombre de a pie, colega y compañero Amanecerólogo que le dio vida a:

AmarNacer/Amaneceres

 A veces es de cobre

y criaturas de sangre,

un derrame de fucsias

tras la última estrella;

óleo que se evapora

cuando muere la noche,

limbo de tinta china

entre lenguas doradas.

 Brota un iceberg de fuego

con su pezón naranja

y caen niñas azules,

azules y descalzas.

 Cuando la niebla aBruma

nos toca ser fantasmas.

¿Y cómo saben las aves

la hora exacta?                            

A la hora del hambre:

arabescos puntuales

se zambullen y cantan.

Majestuosa y violeta

bisagra milenaria:

Si el  cielo baja hasta el agua

y el agua se trepa al cielo,

lo fugaz y lo eterno

se amalgaman

y es la  Inmortalidad

lo que amanece.

AmarNacer/Amaneceres

***

La tan querida Sofía Viruboff, le puso ternura y emoción a Llegar:

Llegar

con la mochila breve,

intensa en los amores,

con la ambición disuelta,

la exigencia apartada.

Llegar

Con treinta y cinco

en cada pata,

con menos

metros cuadrados

y más centímetros redondos

en mi Figura Humana.

Con mi visión de futuro

a corto plazo

pero de tiempo entero

y apropiado.

Puntal y sin apuro,

con el alma en chancletas

y el sombrero extenuado.

Casi loca. Casi cuerda,

cicatrizada mi niñez

al ser abuela.

Con la Pasión entera,

en síntesis, en calma,

con arena en las muelas,

con mis primas gorilas

y mi amorosa

descendencia peronista.

Llegar

con el Cuore peroncho

que trasciende

la grieta.

Llegar con treinta y cinco

en cada pata,

pero bastante entera

con gratitud,

reconciliada,

y con la fortuna

de saberme amada.

***

Beatriz Schijvarger, nuestra querida Bonnie Favelis, gran poeta e ícono de la historia de las artes de Gesell, me hizo el honor de darle vida a Temblorosa:

Temblorosa

A tu costado, mar,

asisto, temblorosa,

por delante, a tu rumor

y por detrás

al eco de tu voz

en la abstinencia

de las casas vacías.

A tu costado, mar,

tengo una música

de trenes y estaciones en celo

cuando copulan

el viento y la marea.

A tu costado, mar,

soy tu costilla

y -temblorosa –

intento capturar

eso inefable de vos,

de vos: mi amante infiel,

de vos: marido demandante,

de vos: mi concubino de agua.

Siento tu furia, mar,

o tu sosiego de barriga lisa.

A tu costado, mar,

cuando enrojece la deriva,

trato de pescar

la palabra perdida.

Entonces, vos

me subyugás,

me succionás

y me rompés

la última pizca

narcisista.

A tu costado, mar,

asisto temblorosa

a la irreversibilidad

de mi pequeñez.

A tu costado, mar,

a tu costado

hasta yacer.

***

A Nora Lipzyck, hermosa amiga de casi toda la vida, le tocó esta pequeña canción:

Canción de migas

Caparazón flaquito

te desabriga

pero se robustecen

las alitas

caracola de viento

canción de migas:

mi madre sigue

cantando todavía.

Caparazón flaquito

vuela que vuela

aunque se quede

expuesta

la niña

huérfana

Son más los abandonos

que los petates

más los desgarros

que las costuras

a menor equipaje

mayor soltura.

Caracola de viento

canción de migas:

mi madre sigue

cantando todavía.

***

La  voz indispensable y tan nuestra de Alicia Matilde Benítez le dio vuelo y realce a Soy un Error:

Soy un error

Me equivoqué de sol,

de estaciones,

de planetas.

Me equivoqué de tren,

de puentes,

de maletas.

Me equivoqué de avión,

de tribunales,

de cometas.

Me equivoqué de nube,

de banco,

de estafeta.

Me puse un calcetín

en la cabeza.

Se me olvidó el anillo

en la heladera.

Con zapatos diferentes

fui a la escuela.

Me equivoqué de pilcha,

de llaves,

de boletas.

La pifio con los tonos,

las cuerdas

y las letras.

Me equivoqué de nave,

de puertos,

de recetas.

Me equivoqué de dios,

de ídolos

de empresas.

No acierto con los días,

los rituales

ni las fechas.

Me equivoqué de yerro,

de alquimias,

de quinielas.

Soy un Error yo misma

del sistema.

Sobreviví

al Genocidio de mi Tierra.

Tal vez se distrajeron:

salí ilesa.

Me equivoqué de albur,

de praxis,

de julepes.

Pero sabrás, Cronista de Estiletes-

que ni por putas,

la he pifiado

con Quererte.

***

Y una emoción tras otra,  Graciela García me obsequió la exquisita  interpretación de Anteojos:

No vayas a limpiarme los anteojos

No creas que están sucios

mis anteojos.

Son lágrimas de pájaro,

es el sudor

de alguna pena,

el aliento piadoso

que resiste

al realismo filoso

de las cosas.

No. No vayas a limpiármelos

mirá a través de ellos

y no elimines

el plus de bruma

que disipa

los paisajes

que no nos pertenecen.

No hagas que duelan

las vidrieras

refulgentes.

Casas de sal,

puñal de otros espejos.

No. No están sucios:

son solidarios

con mis párpados

de insomnio y celofán.

Guardan ensueños

de salitre,

aplacan

la ambigüedad

de resolanas;

son indulgentes:

me cuidan

de lo que duele

y enceguece.

No hagas que el mundo

me entre en la retina

como una hojita de afeitar.

No creas que están sucios

mis anteojos.

Son lágrimas de pájaro,

es el sudor

de alguna Pena.

***

Rachelle Zaid, gran amiga, colega, compañera de la facultad y de la vida, puso su melodiosa voz a “No sé cómo mirar y escribir al mismo tiempo”

No sé cómo mirar y a escribir al mismo tiempo

Algo se adueña de mí

de mi cordura

y soy sumisa fruta  boquiabierta

no sé cómo  mirar y escribir  al mismo tiempo

no voy al baño

no me enfermo

no me peino

se me colman de ÚES los oídos.

Desde un ahorro de perfume, de  mochilas,

desde este muro de Berlín y de salitre,

mi bello exilio de ventanas empañadas

venero  la  inmensidad  minimalista.

No sé cómo  mirar y escribir

al mismo tiempo, ya creo que es lo mismo

Algo me rapta me usurpa me transporta.

¡Ay!, mar ladrón de mi supuesta autonomía,

tu centinela soy y envuelta en la frazada,

te rindo pleitesía:

Me tenés a tus pies pero en pantuflas.

***

Ana Lía Pagadizabal, la nueva y querida amiga de Tandil, nos  emocionó con su versión de Cómo nace un Poema:

Cómo nace un poema

De pronto es una voz

o una palabra hambrienta

la música de nadie

o un mensaje

que no se sabe bien

de dónde viene

ni a quién quiere llegar

de dónde parte.

Aparece nomás

como un destello

como una voz de otro

que te toma

como si fueses

marioneta del oleaje.

Te usurpa la marea

y no hay tu tía

no hay modo de pararla

es un alud

una sangría

y entonces

creés que es poesía.

***

La dulzura y la voz cascabel de Patricia Zaldívar me sorprendieron con uno de los poemas que más quiero, “Vuela una media Blanca”:

Vuela una media blanca,

como un anuncio

de intimidad.

Vuela una media blanca,

relampaguito

en la oscuridad.

Mariposa de fiesta.

Ola que al cielo va.

Blanca la banderita,

no justamente de paz.

Vuela una media blanca:

deja ver su patita,

por fin, la Felicidad.

***

DE LINAJE, CON ESTILO

   para Graciela Vergel

Sé que camino el mar

por su susurro.

Precavida

y algo chueca

esquivo

el hilo

pescador

justo

por donde rueda

la espuma.

Hay un mandala

cada día

tallado de pena

o asombro

a disfrutar.

Alguien mira

desde una ventana

de balcón

mujer/naranja.

Subo la mirada

se dibuja un alma

compuesta

de niñez/ternura

de bohemia audaz.

De pronto salta

en un avioncito

atada a los renglones

por un cordón

de volar.

Sujeta un lápiz

como narravida

o cazaversos.

Su cuaderno

la saluda

desde arriba

y espera…

Regresará alada

a posarse

en su vientre

de papel

con un manojito

de luz

y se hará poema.

     Silvia Bottallo

Silvia Botallo: ¡qué sorpresa y qué emoción me trajo su regalo!, lo  celebro tanto como a  la delicadeza y  calidad de tu poética.  Muchas Gracias

***

Anibal: “En el encuentro del 18 de julio, Graciela nos leyó este gran poema de Joaquin Gianuzzi… Lo destaco, porque además de sus poemas no hizo conocer algunas de sus lecturas, todas muy buenas!”

El hueso de la gaviota

Breve y liviano sobre la playa, aéreo

el último hueso de la gaviota

aguarda la disolución en manos de los elementos.

No está previsto un accidente

que modifique la situación.

El sólido cuerpo del planeta

también espera,

pasivamente espera y con dulzura

el retorno del hueso a su garganta.

Cincuenta millones de años

contra unas semanas de vuelo.

No hay injusticia en la proporción

sino confianza y un pulido equilibrio

entre el agua, el viento y la temperatura solar.

Y allí de pie, el poder humano,

buscando en el cielo un agujero

donde meter la cabeza y si es posible

una eternidad independiente

de uso privado y esqueleto eterno.

Joaquín Gianuzzi

***

Finalmente, para el troesma, gran poeta y padre de la criatura “La Poesía y el Mar”, hice lectura de Tormenta de Santa Rosa, (fundamentalmente por su remate de Gratitud).

Tormenta de Santa Rosa

Rosita era mi madre

Rosita era mi abuela

Rosita mi bisabuela

                Rositas eran

y como si fuera una ofrenda

destinada a ellas

esperaban que “su” tormenta

las reviviera.

En ese prefacio de primavera,

a la abuela se le inflamaban

las piernas,

a mi madre las hormonas

y la bisabuela

agitaba las tinieblas.

-”Hay que sacar la ropa de la soga

por si se adelanta –

-“Hay que regar las plantas

por si se atrasa”-

Rositas eran

y al abuelo lo iba envolviendo

ese clima mitad  catástrofe mitad fiesta:

-”No vaya a destaparse la gotera

ni a taparse la canaleta”-

Pendiente del tero

y del alboroto del gallinero,

temía por la parra y el duraznero.

Rositas eran

y más devotas del mito que del santoral

y del pronóstico del tiempo,

ganaban un protagonismo anual

– receso de insignificancia –

al morir el invierno.

Rositas eran y descreída yo

de santa Rosa de Lima

y de la meteorología,

confiaba en la redondez defensiva

de los bichos bolita

que, tierra adentro, se escabullían.

Rosita era mi madre

Rosita era mi abuela

Rosita mi bisabuela

Rositas eran

y yo rompí la cadena.

Por eso en el próximo agosto

me voy a poner de novia con la lluvia

me voy a casar con la tormenta

y voy a relampaguear de gratitud,

Para eso soy Graciela

*

¡GraCiela, nosotros agradecidos por tu poesía, un regalo del 2020!

5 Respuestas

  1. Graciela García

    Gracias Gra! Preciosa síntesis de un encuentro pleno de emoción y amistad! Un abrazo!

    • Patricia Schweitzer

      Es una gran Amiga Poeta ,una gran Amiga Madre y Abuela, es una gran Profesional ,es una Gran Persona . Siempre la he admirado ! Cuantas razones me dio y me da !!! Gracias Gra por estas maravillosas creaciones una vez mas !!!

  2. Bárbara Gottheil

    Disfruto cada una de las poesías de Graciela!!! Qué jornada hermosa habrán vivido con la interpretación de cada uno de sus poemas. Felicitaciones por estos encuentros sostenidos y tan ricos!!!

    • Hola Bárbara, podés leer todo aquí, pero además, si querés sumarte a la charla del próximo sábado, que es la última, sería muy lindo. Mandame tu contacto a mi whatsapp y te mando el ID para el sábado. Mi contacto: 11-6122-1432. O se lo pedís a Graciela. Abrazo!

  3. ¡¡Qué hermosura esa poesía que sale del alma y desgarra los velos de la realidad.en mágico vuelo! ¡¡¡Felicitaciones!

Dejar una opinión