Poesía, navegaciones, yoga…

Poesía, navegaciones, yoga…

publicado en: Uncategorized | 0

En la charla del sábado 12 de febrero (la del 5 se suspendió por lluvia), nos refugiamos en el interior del Chalet, corridos por el viento fresco del sudeste. ¡Volvimos a ocupar el tradicional espacio de las charlas, bajo la mirada genial de Silvio! Así navegamos en la poesía y el yoga… Comparto dos poemas de mi poemario Navegaciones (2004). Abrazo!!!

**

VI

Puede ser todo entero una lágrima de ángel

y la ciudad un hongo de almas agrupadas

en dureza de piedras, fatales monumentos

empapados de acecho marino.

Aquí nací a un tiempo de palabras iluminadas

en un sitio donde nadie es dueño de la luz

universos dibujados en las piedras marinas

y mares apenas gotas de sudor de los astros.

El domingo es un atardecer de cañas quietas

y caballos al paso

mientras las olas como vagos magos

sueltan palomas de espuma.

Mi cuerpo flota entre las guerras del agua

y las variaciones del viento

en la pesada inminencia de la lluvia

traída por el aire en aromas azules.

Me aquieta igualmente el apareamiento de los tábanos

en el filo de los pastos de las cortaderas:

asciendo con ellos a la belleza terrestre

traída por el aire en aromas azules.

Aquí vengo

a la orilla del océano mínimo

a despojarme de mi biografía

desato los lazos de mi sangre

las letras de mi carne rotulada.

Se vaciaron de golpe mis zapatos.

Y subo como una pluma

y floto como una nube

y me deslizo fuera del tiempo y el espacio

y veo lo otro, lo que está vedado,

lo que solo palpamos balbuceando.

Y afinadas, mis cuerdas vocales

se funden con el mar de la noche.

*

XI

Salgo ahora a la playa desierta

bajo el cristalino atardecer.

Sobre los médanos sensuales

corre la brisa fría del invierno.

El horizonte se quema lentamente

y se enciende la guía de la luna.

Me extingo con la luz y veo más,

mi visión se abre con las sombras.

El cielo crece alrededor

con sus espías.

(De: Navegaciones, 2004)

**

Pato De Donato compartió su ex´periencia con el Yoga y la poesía, imposible de relatar aquí, que nos llevó incluso a un momento de meditación muy hermoso. Transcribo dos textos que leyó.

Dulce es el viento que sopla,

El mar esparce dulzura por doquier,

Nuestras hierbas son dulces,

Y el mismo polvo de la tierra

Rebosa dulzura.

(Rig Veda,1.90.6. 1500 aprox en Pakistán).

**

Bhajan

¿Cómo pueden las olas de la superficie

Afectar al que está asentado en lo profundo?

¿Qué pueden hacerle los eventos extremos

A aquel que está completo en sí mismo?

¿Cómo puede entender una persona común

Que en este contentamiento resuenan

Las cosas más sorprendentes?

(Publicado por Swami Chidvilasananda)

**

Dejar una opinión