La poesía y el mar 31°

La poesía y el mar 31°

publicado en: Uncategorized | 0

Poemas y textos del 14 de noviembre

*

Una foto del mar

no es el mar…

Pero su fuerza

suelta una mano hacia mi orilla

con espuma bordada

de arena y caracoles.

El verdeazul se sube hasta mis ojos.

Voraz

estalla, tiñe, avanza

lame mi frente

con su vestido de olas desparejas.

Los colores comienzan

A pintar una paleta

de horizontes recobrados.

Respiro olor a mar…

Nostalgia…

una foto del mar

no es el mar…

Patricia Zaldivar

***

El poeta murió al amanecer

Sin un céntimo, solo, tal como vino al mundo,

murió al fin en la plaza frente a la inquieta feria.

Velaron el cadáver del dulce vagabundo

dos musas: la esperanza y la miseria.

Fue un poeta completo de su vida y su obra,

escribió versos casi celestes, casi mágicos

de invención verdadera

y como hombre de su tiempo que era

también ardientes cantos y poemas civiles

de esquinas y banderas.

Algunos, los más viejos, lo negaron de entrada.

Algunos, los más jóvenes, lo negaron después.

Hoy irán a su entierro cuatro buenos amigos,

los parroquianos del Café,

los artistas del circo ambulante,

unos cuantos obreros,

un antiguo editor,

una hermosa mujer

y mañana, mañana

florecerá la tierra que caiga sobre él.

Deja muy pocas cosas, libros, un Heine, un Whitman,

un Quevedo, un Darío, un Rimbaud, un Baudelaire,

un Schiller, un Bertrand, un Becquer, un Machado,

versos de un ser querido que se fue antes que él,

muchas cuentas impagas, un mapa, una veleta

y una antigua fragata dentro de una botella.

Los que le vieron dicen que murió como un niño.

Para él fue la muerte como el último asombro:

tenía una estrella muerta sobre el pecho vencido,

y un pájaro en el hombro.

Raúl González Tuñón

(De Canciones del tercer frente) en Los poetas sociales, Ceal, Buenos Aires, 1968.

***

Hoy

Cuando leas cosas viejas

habrá llegado la hora

Los relojes caen

ante el avance de la memoria

Es inútil negarse la melancolía

En medio del frío de la noche

llena de estrellas

la pasión desteje una trama finísima

Un acorde te recuerda

toda la vida

tus lágrimas caen vencidas por el tiempo, dulces

Todo eso sos vos

AHORA

Vivir apasionadamente

enamorado de un recuerdo

que te mantiene encendido

y en celo

como un baho de licor

como el humo

del último

cigarrillo

Ah! el amor es todo ésto

y mucho más

Abierto de piernas al futuro

como pariendo.

Graciela García

**

Destellos

Tengo mala memoria,

imágenes vienen hacía mí,

No sé,

me confunden.

Es como un rompe cabezas

y voy a armarlo.

I

Me encuentro sola caminando entre nieve,

nieve gris y escombros,

o más bien

un desierto oscuro.

II

Sonreía con personas que no conozco.

III

Una luz viene hacia mí,

trato de correr

pero no puedo.

no me muevo,

IV

Esa luz me consumió por completo.

Sí, era un destello,

el destello que me nubló la vista.

¿Qué fue? ¿Quién soy realmente?

Alma Ortigoza

***

Me gustaría ser una heladera,

y que el motor frenase cada tanto.

Cuidar las palabras,

proteger nuestras cosas,

llenar el frizer.

Transformar lo líquido en sólido

(una heladera es una alquimista)

y el humo en viento

que entra por la ventanilla

y me pega en la cara

mientras viajamos a la costa

y vos me gritás

que querés que te pase un mate

pero yo no te escucho

porque el día está.

(Una heladera no es un automóvil)

¿Qué es lo que sucede

cuando la puerta se cierra

y la luz se apaga?

¿El sifón se besa con la manteca?

¿Discuten de política el kiwi con la mandarina?

¿Las mermeladas se destapan?

(Una heladera es una trinchera)

por eso me gustaría andar por la calle juntando botellas.

Poner el tapón,

abrir la canilla,

llenar la bacha

de agua, lavandina y detergente,

lavar

una por una,

sacarle las etiquetas

y dejarlas secando al sol.

Hasta que el sol se apague

y seco sea sinónimo de rio

de pueblos que gritan como siestas.

El pozo es río en ausencia

nos protegerá de los aviones,

si el ataque es inminente

prefiero los fogonazos

antes que el sonido

de lo que cae

explotando sobre nosotros.

Digo seco y pienso en sexo,

en garganta,

en un paredón blanco

dos pibes y una pelotita de tenis.

Blanco como las heladeras,

mis favoritas

son las que tienen,

siempre,

una botella con agua fresca

por si un amiga tiene sed.

Manuel Geremías Marchioni Fasannini

***

Poemas

La esperanza es

una avalancha de seres humanos

luchando por la legalización del aborto.

II

Cuando las flores renazcan,

cuando el amor perdure,

cuando seamos una galaxia,

cuando dejemos de esconder nuestros miedo

2

En caída a un mundo que está de cabeza.          

Tu amor es un viento en mi corazón.    

Clavada en la curva de tu boca.

Derrumbada en un suelo con espinas. 

Me desvelo pensando en ti.     

Renazco en tu mirada. 

Soy una estrella              

empoderada    

de amor.

Lali Luque

***

Te miré

tantas veces,

como al techo de mi casa

en las noches de insomnio.

Te miré

como a un desconocido,

otra alma

aburrida y rutinaria

que pasa

al lado mío por la calle.

Te miré

y poco a poco,

como una tarde de verano

te fui conociendo,

casi

como a mí misma.

Te miré

triste,

hundido en recuerdos,

feliz,

fumándote un porro,

enojado con vos mismo,

en tus días buenos

y malos.

Te miré

admirando,

al mismísimo Van Gogh,

a cada una de sus obras.

Te miré,

tanto.

Te miro,

que el corazón

me explota

igual que Hiroshima.

Brenda Rivero

***

Huír

El hombre delfín nada

hasta lo profundo del océano

Discurre como mamífero perro con aletas por el atlántico o pacífico

Guarece su cuerpo entre pedacitos de sal acuosa que sana

Burbujeando entre corales

,sale a respirar

Regresa hacia el fondo alejándose del piélago

y del orden de las palabras pactadas para convertirse en nuevas que puedan enunciarlo

,barcos por arriba descubre recostado en algas mientras desea no ser metal pesado y ancla oxidada de no mar

Cien metros debajo de la superficie, en la búsqueda de la calma sugerida por su amigo Viel, acompaña la insondable inmensidad y huye de si mismo

Leo Baldo

***

«Sobre el mar»

Suspira eternamente junto a playas
desiertas, y el vigor de su oleaje
inunda grutas mil hasta que Hécate
las devuelve, con magia, a su silencio.

A veces, muestra que es tan delicado
que apenas si la concha más menuda
se mueve del lugar en que cayera
la última vez que se agitara el viento.

Vosotros, de ojos turbios y cansados,
¡regaladlos con la amplitud del mar!
Vosotros, sordos ya por el estrépito,

o hartos de empalagosas melodías,
¡id a meditar junto a una gruta,
y que un coro de ninfas os despierte.

John Keats

**

ON THE SEA

It keeps eternal whisperings around
Desolate shores, and with its mighty swell
Gluts twice ten thousand Caverns, till the spell
Of Hecate leaves them their old shadowy sound.

Often ‘tis in such gentle temper found,
That scarcely will the very smallest shell
Be mov’d for days from where it sometime fell.
When last the winds of Heaven were unbound.

Oh, ye! who have your eye-balls vex’d and tir’d,
Feast them upon the wideness of the Sea;
Oh ye! whose ears are dinn’d with uproar rude,

Or fed too much with cloying melody—
Sit ye near some old Cavern’s Mouth and brood,
Until ye start, as if the sea-nymphs quir’d!

John Keats

***

ArchiPIÉLaga

Si vinieras a mí

desde una calle nuestra

de niños infinitos

con sus moñas azules

y la ternura suelta

si vinieras a mí

desde las tibias

muescas

de la tarde

si vinieras por fin

sin regatearte

como verano

sin llaves

ni recelos

si vinieras a mí

ay si vinieras

como un indulto

de mar y caramelo

sí vinieras a mí

como un océano

si vinieras así

entonces

yo sería

tu archiPIÉLaga

Graciela Vergel

***

De una carta a la madre de Hölderlin,  escrita en 1812  por de Ernst Zimmer, el carpintero que lo cuidó en su casa durante sus años de demencia.

» […]   Su espíritu poético se muestra todavía siempre activo;  así, cuando él vió en casa un dibujo de un templo, me dijo que yo tenía que hacer uno así de madera. Yo le contesté entonces que yo debía trabajar para ganarme el pan, que yo no era como él, feliz de vivir en la tranquilidad filosófica. Me contestó enseguida:  «Ah … yo soy un pobre hombre !   Y en el minuto siguiente me escribió con lápiz sobre una tabla estos versos:

                Las líneas de la vida son diversas

                Son como caminos, como límites de montañas.

                Lo que nosotros somos podrá un dios allá completarlo

                Con armonía y  eterno premio y paz

Con respecto a su mantenimiento puede Usted quedarse completamente tranquila.

 […]

Su seguro servidor, Ernst Zimmer» 

Kontext des Zimmerschen Briefs vom 19. April 1812

«Sein dichterischer Geist zeigt Sich noch immer thätig, so sah Er bey mir eine Zeichnung von einem Tempel Er sagte mir ich solte einen von Holz so machen, ich vesetze Ihm drauf daß ich um Brod arbeiten müßte, ich sey nicht so glüklich so in Philosofischer ruhe zu leben wie Er, gleich versetze Er, Ach ich bin doch ein armer Mensch, und in der nehmlichen Minute schrieb Er mir folgenden Vers mit Bleistift auf ein Brett               Die Linien des Lebens sind Verschieden

Wie Wege sind, und wie der Berge Gränzen.

Was Hir wir sind, kan dort ein Gott ergänzen

Mit Harmonien und ewigem Lohn und Frieden.

<…> In ansehung seiner verpflegung dürfen Sie ganz beruhig sein.

<…> Ihr gehorsamer Dinner Ernst Zimmer.“

Link al lied:

***

La eternidad del instante

La mañana llegó con sus cantares

y las flores abrieron sus corolas.

Me senté en mi cama, palpitando,

que vería la esencia de las cosas…

El sol iba acunando con tibieza,

el deleite de estar conmigo a solas

y una banda de genios laboriosos,

me mostraba el Ser que nos convoca.

La vigilia era un rio desbordante

y la luz era magia misteriosa…

Me ubiqué en el borde de la nada

y sentí la alegria que retoma,

el placer que produce al ser humano,

el alado perfume de una rosa.

El mensajero llegó tímidamente,

con bandeja envuelta en seda roja

y manjares de néctar y ambrosía,

me enseñaron el zumo de las horas.

Ya mis pies, despegados de la tierra,

me llevaron a tierra tan remota,

que mis alas se abrieron suavemente

y floté en brisa maravillosa…

Entre velos y pórticos antiguos,

me senté a dialogar con esa diosa,

que tomando el minuto mas sencillo,

lo dotó de ese tiempo que trastoca

la conciencia sucesiva y ambiciosa,

en mirada de lo eterno que asegura.

que vivir es la gracia más preciosa.

Susana A. Orden

***

Danza de los hornos

Te encontré esquiva y no te encontré

Encontrarte es tenerte, y no te tengo.

En la mirada del que manda

Yo te obedezco

Y sin darme cuenta

Te ordeno

Una danza

El fuego quemando algo que no enciende, fuego improbable

Chispazos de un fuego que nunca fue ceniza

O viceversa

Las viceversas que oponen lo similar

Todo vuelve a comenzar e inevitablemente

A concluir.

Creando mapas, dibujando mapas

Por tus huellas

Digitalmente trazados, estamos, los dos

Danzando.

Qué cerca siento tu huella

Cuando mi aliento es trazado en rayas

Cuando tu palma se vuelve aire

En ese preciso momento es donde hay lugar para todo

Excepto para las viceversas

Cuando nuestras palmas nos rodean volátiles

Y nuestro aliento se muestra corpóreo

Cuando la danza de los hornos quema las palmas

Y es el mismo fuego que nos alienta.

Iris Sabino

***

Dos patrias

«Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche.

¿O son una las dos? No bien retira

su majestad el sol, con largos velos

y un clavel en la mano, silenciosa

Cuba cual viuda triste me aparece.

¡Yo sé cuál es ese clavel sangriento

que en la mano le tiembla! Está vacío

mi pecho, destrozado está y vacío

en donde estaba el corazón. Ya es hora

de empezar a morir. La noche es buena

para decir adiós. La luz estorba

y la palabra humana. El universo

habla mejor que el hombre.

Cual bandera

que invita a batallar, la llama roja

de la vela flamea. Las ventanas

abro, ya estrecho en mí. Muda, rompiendo

las hojas del clavel, como una nube

que enturbia el cielo, Cuba, viuda, pasa… «

José Martí

***

Libro del programa Envión: se titula «Los cohetes de año nuevo» y se descarga de https://linktr.ee/somosdesarrollo.

***

Foto: Graciela Vergel.

***

Comentarios de Graciela García:

-Se conversa sobre las primeras experiencias de la temporada de entrada al mar (Aníbal) o a la laguna (Leo)

-Hernán se disculpa porque hoy no podrá estar

-Hola Manuel Jeremías! coordinador de la antología hecha por adolescentes. «Gracias por la invitación» nos dice

-Bienvenida Vela Rivero, una de las chicas de la antología de adolescentes de Envión, que presentó Daniel Pérez.

-Aníbal: «tuve que hacer varios cambios de mi último libro. Más tarde comento»

-Patricia: «hablando de encontrar papeles viejos, encontré una frase y la seguí. «Una foto del mar no es el mar» «con espuma bordada» «lame mi frente con su vestido de olas desparejas» «respiro olor a mar» «nostalgia»

-Susana: «ayer y hoy me metí en la pileta con cuidados y protocolos, el agua estaba transparente, el agua es parte de mi, la extrañaba, fui feliz» Lee su poema «La eternidad del instante»: «las flores abrieron sus corolas» «el sol . . . el deleite de estar conmigo a solas» «la luz era magia misteriosa» «el placer . . . el halago perfume de una rosa» «mis pies despegados de la tierra» «floté en brisa maravillosa» «me senté a dialogar con esa diosa» «el vivir es la gracia mas preciosa»

-Zélica bienvenida, cómo estás? dice Aníbal. «Se te ve bien». Zélica dice: «tuve una semana complicada y preocupada pero estuve en presentaciones de libros, uno médico «El arquitecto». Escuché a Marcos [en la semana] me encantó» Nos habla de Ricardo Reis, traductor de Pessoa y de Mario Bojorkec, traductor de Reis. «1930: lo que sentimos es lo que tenemos» «haya invierno en la tierra, no en la mente» «1937: viven en nosotros, innúmeros» «tengo más almas que una» «yo hablo» «los ignoro» «yo escribo»

-Aníbal: «referido a Pessoa, cuando estuve en Brasil, hace mucho, compré un libro en la Universidad de Río de Janeiro ‘Mas allá de otro océano’, del heterónimo Cohelo Pacheco, y me acordé de Sagan «Estamos a la orilla del océano cósmico». A la vuelta lo fui traduciendo sin saber portugués, con un diccionario pequeño, pero perdí el libro y la traducción. Después supe que Cohelo Pacheco era una persona de verdad, no sólo un heterónimo de Pessoa. Me pareció genial lo que Cristina leyó de Pessoa el sábado pasado, «El Tajo» (lo lee) por el tema del mar y la aventura. Un poco es lo que se plantea en «La boya» del que se queda y el que se va.

-Graciela: «en el 238 amanecer, ahora DISPO. Recibí una doble sorpresa en la semana, dos libros, para mí y María, regalo de Analía  de Tandil, colega psicoanalista y compañera, de Favio Moravito «La ola que regresa». Leeré algo el sábado. Ahora leo el mío, «Archipiélaga»: «niños infinitos con sus moñas azules» «si vinieras por fin sin regatearte» «como un indulto de mar y caramelo» «yo sería tu archipiélaga»

-Aníbal pregunta «Daniel, Hablamos con Manuel?»

-Manuel nos habla de Envión y el libro «que no pudimos presentar, solo en @somosdesarrollo, de chicos entre 15 y 19 años. Brenda y Alma leerán sus textos. Primero, uno mío, «Me gustaría ser una heladera»: «proteger nuestras cosas» «vos me gritás que querés que te pase un mate» «el sifón se besa con la manteca» «una heladera es una trinchera» «sacar las etiquetas y dejarlas secando al sol» «prefiero los fogonazos» «digo seco y pienso en sexo» «una botella con agua fresca por si una amiga tiene sed».

-Hola Alma!, saludamos. Ella lee su poema «Destello» («que ya no me gusta»): «tengo mala memoria» «nieve gris y escombro» «una luz viene hacia mí» «el destello que me nubla la vista»

-Brenda, «Te miré»: «en las noches de insomnio» «como un desconocido» «casi como a mi misma» «feliz,  fumándote un porro» «te miro, mi corazón explota al igual que mis jeans»

-Lali (Laura) leerá después.

-Inés (Aníbal: «me tocó leer en la semana «El mar» de John Keats) «en mi «Los poemas completos de Keats», que tengo desde 1975, leo «A John Keats», de Jorge Luis Borges: «la terrible belleza te acechaba» «en un rostro, una voz» «fuiste el fuego» . Para mí, el mayor atractivo de Keats -dice Inés- es su poesía romántica, con su muerte joven (1795-1821) Escribió sólo cinco años, entre los 20 y 25 años, y aún lo leemos. En su momento no fue bien recibido; era humilde, huérfano, de vida difícil y, sin embargo, tenía una pasión y una ganas de escribir! De gran humildad y entusiasmo, transmitió su sensibilidad poética desde los primeros poemas que publicó (1917-1918) Ah! cuando enferma, se va a Italia y allí muere. Su epitafio dice «Aquí yace alguien cuyo nombre está escrito en el agua» (no quiso que pongan su nombre) y  a  su lado está enterrado su amigo que fue a Roma con él para cuidarlo» Inés lee en inglés y luego Aníbal en castellano, «Al mar»: «colma veinte mil cavernas» «apenas si mueve al caracol más pequeño» «vosotros que teneís los ojos cansados, alegraos con la amplitud del mar». Es para leerlo con detenimiento, dice Aníbal. Inés: «lo escribió en 1817, cuando fue a la isla de White, se la manda en una carta a su amigo. Esas cartas están publicadas»: «escuchas el mar? es un poeta sonoro». Hay un libro de Cortázar llamado «Imagen de John Keats. Sus traducciones de Keats ya son leyendas respetadas.

-Laura (Lali) leo dos: «tu amor es un viento en mi corazón» «soy de una galaxia empoderada de amor». Otro, «La esperanza llegará»: «cuando el amor perdure, cuando dejemos de esconder nuestros miedos»

-Manuel nos presenta a Iris Balmaceda, coordinadora de políticas sociocomunitarias en el municipio de Almirante Brown. «Acá, el alma son los pibes y las pibas. El rol del Estado es construir puentes. Revivimos ciertas juventudes con Envión, como el Coleclub de los sábados, donde yo participaba. Me quedó grabado en el cuerpo, nunca subestimo los sueños de lo que hacen ellos y ellas, y me sorprendieron con un libro! Es seguir teniendo esa pulsión joven. Me sorprendieron los poemas, lo  mejor que nos puede pasar como adultos, que este libro circule y emocione. Gracias Manuel!»

-Daniel: «me encantaron las palabras de Iris y que se esté haciendo desde el Estado es un soplo fresco. Planeamos seguir, con Leo y Gustavo Srael, pero no pude avanzar con Guinsberg, como quería. Se me cruzó un libro de Kerouac, de Robert Frank, fotógrafo famoso, suizo que vivió en Estados Unidos y murió a los 94 años;  sus fotos son de un Estados Unidos profundo. Salió una nota en Página 12 que mostraba el prólogo de Jack Kerouac a un libro de fotos de Frank. En 1955 escribió «cuando el sol calienta las calles . . . eso es lo que Frank ha retratado» «ha fotografiado . . . que nunca antes se han visto» «El mar del Mississippi, Baton Rouge» «la imagen de una silla en un café» «hermosura visual» «americanidad de esas imágenes» «la llana e imposible de creer América» «para explicarles América a los niñitos» «una plegaria política» «un viejo dudoso» «un loco descansado» «podría sentarme allí y pergeñar treinta mil palabras» «Robert está a quí para contarnos eso» «una imagen tan pura» «así es como somos en la vida real» «alturas vertebrales del fin del mundo» «la estrella, el girasol en la hierba» «sin descanso, ni voz, carretera» «puedo ver un bicho . . .» «gástate lo bueno . . . loca carretera» «postes de teléfono . . . escarban . . . el tiempo» «las llanuras indias» «teje tu cuello mexicano, América» «la muerte es como la vida» «a cualquiera no le gustan estas fotitos» «estas poesías» «Robert Frank, tienes ojos»

-Leo: «cómo desde la literatura se puede mostrar un país! El ritmo se parece a Aullido de Guinsberg. Trabajé en Envión, en 25 de mayo. El libro que me prestó Daniel está circulando. Es un festejo de la poesía que gente tan joven se vuelque a la literatura. No tenía nada para leer. Hablamos mucho de nadadas» Nos recomienda ver la película «El gran azul» de Luc Besson y nos habla de Jacques Mayol que se metía 120 metros bajo el mar y creía que veníamos de ahí y que podríamos vivir como los delfines, y que se suicidó! Hay un documental de Amazon «El hombre delfín». «Escribí algo corto sobre Mayol, lo que me salió, «Huir»: «el hombre delfín nada» «Atlántico o Pacífico» «barcos por arriba» «ancla oxidada» «cien metros por debajo de la superficie» «huye de sí»

-Iris: «luego de cada encuentro de teatro, el profe nos animaba a escribir. Gracias a Mena! -Manuel- alentó con mucha convicción y amor para que sigamos adelante. «Danza de los hornos»: «te encontré esquiva y no te encontré» «el fuego quemando algo . . . llama improbable» «creando mapas digitalmente trazados estamos los dos danzando» «hay lugar para todo excepto para las viceversas»

-Alicia: «la nostalgia de la cuarentena y de mis amigos cubanos: busqué poesía cubana contemporánea. Encontré la nostalgia intensa y dolorosa, la del exilio. En «Flores del destierro»: «Dos patrias» de José Martí: «Dos patrias tengo yo,  Cuba y la noche» » o son una las dos? » «ese clavel sangriento» «destrozado está y vacío en mi pecho donde estaba el corazón» «el universo habla mejor que el hombre» «Cuba , viuda, pasa»// «Feliz cumple Alicia» dice Gaba y todos la saludamos.

Dejar una opinión